¿La justicia patriarcal es solo latinoamericana?

Y para muestra, como dice el conocido refrán, basta un botón. En este caso, en el país que muchos consideran la cuna de la libertad y la garantía de los derechos individuales, parece que las víctimas pesan mucho menos en la balanza que los jóvenes de buena familia con chances serias de ingresar en una buena universidad.

La noticia apareció publicada en el Diario La Nación y allí se puede leer que un juez de 70 años, del Estado de New Jersey, James Troiano, negó la petición de los fiscales para que un joven de 16 años sea juzgado como adulto en un caso de violación a una joven mujer que se encontraba intoxicada hasta casi perder la conciencia, situación que filmó y distribuyó entre sus amigos.

El juez consideró que a su entender la violación de una persona requería la participación de dos o más personas y el uso de armas. También que no le constaba que el estado de intoxicación de la víctima era suficiente como para no tomar conciencia de lo que sucedía en el sótano donde fue llevada por un grupo de varones adolescentes.

Entre algunas de sus consideraciones estableció que el acusado tenía altas chances de ingresar en una buena universidad, que había tenido buenas calificaciones y que provenía de una buena familia, además de entender que los fiscales debieron haber advertido a la víctima que acusar a su violador podría causarle a éste graves perjuicios.

Por suerte, en una instancia superior, el juez no sólo fue amonestado sino que su fallo fue dejado sin efecto y el violador será juzgado como adulto por la justicia de New Jersey. El hecho es de 2017, pero recién se conoció en estos días cuando se tomó la decisión de considerarlo jurídicamente adulto por las características de los hechos.