Natacha, la víctima a la que nadie apoyaba

El sábado por la mañana nos despertamos con la noticia de la muerte, en principio sospechosa, de la modelo/actriz Natacha Jaitt, mujer que supo hacerse una carrera a base de declaraciones polémicas, dichos picantes y girando luego a persona comprometida con situaciones complicadas, rayanas en el peligro. Así denunció personas vinculadas con la prostitución, con la corrupción de menores, el abuso sexual y mucho más.

Se definía a sí misma como prostituta y aunque por un lado reclamaba la legalización de la prostitución, fue fuertemente contra la asociación de meretrices AMMAR a quienes acusaba de no avanzar en la protección de las mujeres que se dedicaban a prostitución puesto que defendían intereses vinculados con los explotadores de mujeres.

Cuando estalló el escándalo del abuso de los adolescentes alojados en la pensión del Club Atlético Independiente no se quedó callada y aportó ante la justicia los nombres de las personas que a su entender estaban vinculadas al hecho delictivo, sin importar que estuviesen vinculadas con el fútbol profesional, los medios masivos de comunicación y la política.

Hace unas semanas denunció haber sido abusada por dos sujetos a quienes hizo referencia con nombre y apellido, se sintió sola y sin el apoyo de grupos de pertenencia a quienes fue a buscar. A cambio obtuvo el silencio de esos espacios, pero la crítica descarnada, la agresión lisa y llana en base a su pasado, sus preferencias, su consumo de drogas, etc.

Natacha no cumplía con el perfil de la víctima por la que todos lloran y reclaman justicia. Natacha “no era una buena chica”, era mediática, escandalosa, le gustaba tener sexo con quien pintara, incluso a cambio de dinero, consumía drogas y no se quedaba callada. Natacha está muerta, las versiones fueron muchas, las mentiras muchas más.

Desde FUNDEPRO sostenemos que no hay víctimas mejores ni peores, no hay personas que merezcan justicia y otras que no.

Queremos hacer llegar nuestro apoyo a su familia y amigos/as, especialmente a sus hijos y nos unimos a los pedidos por el esclarecimiento de esta MUERTE DUDOSA que a nadie termina de conformar.